Homilía de la Novena del día 25 de Septiembre de 2015.